Profesionales comprometidos y cualificados

 

¿Llevarías a tus hijos a médicos sin titulación universitaria o especializados, por ejemplo, en veterinaria?

 

Parece obvio el disparate, ¿verdad?. Lo cierto es que, por desgracia, habitualmente ocurre algo parecido en la oferta de servicios educativos, ya que existen personas sin ningún tipo de formación didáctica o pedagógica que se dedican a ofrecer servicios formativos de muy dudosa calidad.

Nuestro punto de vista es muy claro: defendemos la oferta de servicios educativos solo por parte de profesionales instruidos en áreas como la didáctica, la pedagogía o la psicopedagogía, garantizando así la profesionalidad en su práctica profesional.

Estamos altamente comprometidos en ofrecer un servicio educativo de calidad, moderno, basado en las técnicas y métodos pedagógicos más innovadores. Es por esto que el proceso de selección de nuestros profesionales es llevado a cabo con rigurosidad, cuidando los más pequeños detalles.

 

 

 

 

Titulación superior, experiencia, formación didáctica/pedagógica y un alto grado de compromiso personal,  son requisitos indispensables para formar parte de nuestro equipo. Son estos, valores que aseguran un servicio de calidad, posibilitando alcanzar el éxito académico y personal de nuestros alumnos, así como un alto grado de seguridad y satisfacción para las familias.

Por supuesto, la individualización de la enseñanza pasa también por encontrar profesionales que se ajusten a la personalidad y competencias académicas del alumno. Es por esto que el profesional que acuda a su domicilio, satisfará a la perfección aquello que su hijo necesite.

 

 

Trabajo con las familias

 

 

La vida del alumno está rodeada por multitud de variables que inciden directamente sobre sus logros personales y académicos. El éxito de nuestra labor no sería posible sin la colaboración y participación de las familias en el proceso de enseñanza-aprendizaje de sus hijos.

Nuestra intervención no recaerá exclusivamente sobre el alumno, sino que el trabajo con la familia será fundamental; ofreciendo pautas de trabajo, técnicas de control de conductas problemáticas, orientaciones para facilitar el trabajo en casa, etc.

Sabemos que muchas familias se sienten desorientadas cuando el profesor o psicopedagogo abandona el domicilio, no sabiendo cómo ayudar a sus hijos en sus actividades académicas diarias. Es por esto que consideramos necesario ofrecer a las familias herramientas que les permitan desarrollar en casa el programa psicopedagógico diseñado.